Tips para el viajero

Llegar temprano, porque tu asiento no está garantizado

Lo crean o no, el asiento que dice claramente en tu boleto una fila y letra, con tu nombre encima, en realidad no está reservado. No, no es tuyo.

Lo crean o no (y esto viene con un shock para muchas personas que solo saben de esto el día que les toca), el asiento que dice claramente en tu boleto una fila y letra, con tu nombre encima, en realidad no está reservado. No, no es tuyo.

Por más difícil de creer que suene, las autoridades de casi todos los países del mundo permiten que las lineas aéreas "sobre-vendan" vuelos, que no es otra forma de decir que venden más boletos que la cantidad de asientos en el avión.

Las aerolineas hacen esto ya que en temporada alta cuando hay mucha demanda, estas no se quieren dar el lujo de enviar un avión con un asiento vacío, así que sobrevenden con la esperanza de que uno que otro pasajero no irá al aeropuerto (como ocurre realmente en muchos casos).

Esto obviamente no ocurre todo el tiempo, pero ocurre con mucha frecuencia en días de mucho tráfico (como navidad y otros días festivos). Esa es una de las razones por la cual aun tengas un boleto con un asiento asignado por Internet, cuando llegas al mostrador te asignan otro asiento, ya que nada está garantizado.

Y aquí la regla del juego es bastante simple: Se asignan los asientos en el orden de llegada (por lo que si dos personas están asignadas al mismo asiento, el que llega primero se queda con el asiento). Por eso, si tu viaje es muy importante, es mejor llegar temprano para hacer el checkin lo más temprano posible, garantizando así tu asiento.